Profesionales de neurorrehabilitación de Vithas recuerdan que 20 cm de agua y menos de 3 minutos son suficientes para que un niño se ahogue

09/06/2021

El servicio de NeuroRHB del Hospital Vithas Valencia Consuelo ofrece un decálogo de medidas de prevención claves para reducir el número ahogamientos estivales • Los profesionales de neurorrehabilitación de Vithas Consuelo Valencia recuerdan que el exceso de confianza y las imprudencias son los dos factores claves en el ahogamiento y totalmente evitables • Doctor Enrique Noé: “La afectación del tejido cerebral por falta de oxígeno puede implicar lesiones muy graves”.

Ahora que vuelven a abrir las piscinas públicas y que las playas van recuperando su actividad habitual, los profesionales del servicio de neurorrehabilitación del Hospital Vithas Consuelo Valencia recuerdan la importancia de no confiarse con el agua, ya que en 2020 más de 300 personas murieron de ahogamiento en España* y varias de las que sobrevivieron a un incidente como éste, a causa de la disminución del aporte de oxígeno, sufrieron lesiones neurológicas graves.

Según los expertos de Vithas, normalmente, el número de lesiones en la época estival aumenta sobre todo por exceso de confianza e imprudencias, dos factores de riesgo que son totalmente evitables. Por eso, consideran que la clave está en la prevención ya que, en el caso de los más pequeños, recuerdan que son solo necesarios 20 cm de agua y menos de 3 minutos para que suceda una tragedia de esta índole.

Para reducir el número de ahogamientos estivales, entre otras, desde Vithas NeuroRHB Valencia consideran que las medidas de prevención que son claves y que todas las familias deberían tener en cuenta son:

  1. Extremar la vigilancia en los niños en todo momento cuando estén en el agua o jugando cerca de ella, incluso aunque lleven flotadores o manguitos, y no delegar esta responsabilidad en un niño, aunque sea más mayor.
  2. Explicarles a los niños las normas de seguridad. No se trata de asustarlos sino de concienciarlos y promover su prudencia.
  3. En el caso de piscinas, asegurarse de que cuentan con las medidas de seguridad adecuadas como socorrista o cercado perimetral para que los niños no puedan acceder libremente.
  4. Bañarse en aguas habilitadas para el baño y vigiladas. Respetar las normas de seguridad de piscinas y atracciones acuáticas y el significado de las banderas en la playa. Así como seguir las indicaciones de los socorristas.
  5. Prevenir el corte de digestión. No entrar bruscamente en el agua, sobre todo después de haber tomado el sol o de haber comido.
  6. Salir del agua si se advierte algún síntoma extraño: escalofríos o tiritar de forma persistente, fatiga, dolor de cabeza o en la zona de la nuca, picores, mareos, vértigos o calambres. No esperar y salir inmediatamente del agua.
  7. Tener cuidado con los resbalones en bordes de las piscinas y las zonas mojadas.
  8. No consumir alcohol antes del baño disminuyendo la capacidad de reacción ante un peligro y no propiciar conductas que puedan poner en riesgo nuestra salud.
  9. Tener mucho cuidado con las zambullidas. No tirarse de cabeza en lugares de fondo desconocido, ya que puede producir una grave lesión y son la causa del 6% de las lesiones medulares en España.
  10. Por último, recordar siempre alertar a los servicios de emergencias dado que una rápida actuación de primeros auxilios puede ser clave para salvar una vida.

Tal y como explica el doctor Enrique Noé, director de investigación de Vithas NeuroRHB y neurólogo de este servicio de neurorrehabilitación referente a nivel internacional, “cumpliendo estas medidas, podremos prevenir un gran número de casos de anoxia. Ya que no debemos olvidar que la afectación del tejido cerebral por falta de oxígeno puede implicar lesiones muy graves. Por ejemplo, con una disminución total de oxígeno en el cerebro entre 5 y 6 minutos, el daño cerebral es irreversible y puede provocar déficits neurológicos extensos incluyendo problemas cognitivos y de lenguaje, déficits físicos, y alteraciones del carácter y del comportamiento, que requerirán rehabilitación para reducir el grado de afectación y mejorar al máximo la calidad de vida de los afectados».
Concretamente, y según los  expertos de Vithas NeuroRHB, entre los síntomas más frecuentes que presentan las personas que han sufrido este tipo de lesión se encuentran crisis epilépticas que suceden en 1 de cada 3 casos atendidos por esta causa**, trastornos del movimiento, trastornos sensitivo-motores que incluyen la perdida de fuerza y movilidad en distintas partes del cuerpo, trastornos visuales que pueden desencadenar una ceguera cortical, trastornos en el nivel de conciencia y problemas cognitivos, centrados fundamentalmente en la atención y el aprendizaje.

Vithas NeuroRHB cuenta con cinco centros en toda España -Vithas Sevilla Aljarafe; Vithas Valencia Consuelo; Vithas Aguas Vivas; Vithas Vinalopó y Vithas Fátima Vigo- y se encarga del cuidado y tratamiento de pacientes que han sufrido daño cerebral u otras enfermedades neurológicas.